Productos compartidos

Sabemos que el consumismo descontrolado, es, simplemente, incompatible con un mundo de recursos finitos y que vive una explosión demográfica.

Algo tiene que sacrificarse porque, ya que el suministro no puede incrementarse, la demanda debe moderarse, al menos en los países industrializados más ricos, responsables de la vasta mayoría del consumo global.

No existe una solución sencilla para este asunto tan complejo, no obstante un número cada vez más grande de empresas está liderando un movimiento que quizás podrá lograr solucionar el problema.

Es un concepto simple: en lugar de comprar productos, se alquilan o se comparten.

Los obstáculos pueden parecer enormes, principalmente la aparente obsesión innata de la humanidad con la acumulación de posesiones materiales.

Pero los beneficios para los consumidores son claros: usted sólo paga por lo que necesita, cuando lo necesita y no tiene que preocuparse por poseer tecnología obsoleta u objetos anticuados.

El éxito de algunas de estas empresas incipientes sugiere que este modelo de negocio puede florecer. Por supuesto que muchas de estas compañías no fueron establecidas para combatir el problema de la merma de recursos, sino para hacer dinero.

Veamos algunos ejemplos:

  • Zipcar, el servicio de autos compartidos. Se espera que el número de automóviles en el mundo se duplique para 2030, con graves consecuencias tanto para los recursos como para las emisiones de CO2. Entonces, qué mejor manera de reducir de un solo golpe la demanda de estos productos que consumen tanta energía si en lugar de comprar un auto lo compartimos.; Zipcar renta autos de grandes fabricantes y los pone a disposición de sus miembros, quienes pagan una cuota anual y una tarifa por hora para usarlos; este potencial crecimiento logró persuadir al gigante global de renta de autos, Avis, de comprar Zipcar por US$500 millones a principios de este año.
  •  Rentar el auto de otra persona: la firma Whipcar ha llevado el concepto mucho más adelante: usted paga una cuota de membresía, ubica a alguien en su área local que ha colocado su automóvil en el sitio y llega a un acuerdo sobre el tiempo que lo conducirá; la cobertura de seguro está incluida, se estima que para 2020,  habrá casi 750.000 personas rentando el automóvil de otro individuo.
  • Parkatmyhouse (estaciónese en mi casa): tiene el mismo principio pero lo aplica al estacionamiento; pero quizás la compañía más exitosa que ha adoptado este modelo empresarial es Airbnb, que ofrece a los usuarios la oportunidad de rentar habitaciones en casas de cerca de 200 países en todo el mundo a un precio considerablemente más barato que el de un hotel: Usted simplemente se inscribe, encuentra un lugar que le convenga y se pone en contacto con el dueño de la propiedad.

Hay un sinnúmero de aplicaciones para el modelo de productos compartidos:

  • Zopa, por ejemplo, permite a las personas pedir dinero prestado de otra persona, en lugar de pedirlo a un banco; la compañía, basada en el Reino Unido, tiene 500.000 miembros y ha facilitado US$425 millones en préstamos. La empresa hace dinero cobrando a los prestamistas una cuota anual de 1% sobre el dinero que prestan; incluso hay negocios que permiten evitar totalmente la necesidad de servicios de compañías profesionales.
  • Odesk.com, freelancer.com y guru.com, por ejemplo, le permiten alquilar a una persona para llevar a cabo cualquier trabajo que usted necesite, o por el contrario, promocionarse para conseguir un empleo usted mismo y de la misma forma, la compañía cobra una comisión sobre la cuota pagada.


 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top